×
hace 1 mes
[Arteaga]

Doña Coco y don Fausto celebraron 78 años de casados

Ella tiene 101 años y él 100: unidos en el amor y la fe en Dios

Imprimir
Doña Coco y don Fausto celebraron 78 años de casados
Fotos: Zócalo | Armando Aguirre
Escuchar Nota


Arteaga, Coah.- Doña Coco tiene 101 años con 7 meses y don Fausto tiene 100 años. Hace poco cumplieron 78 años de casados, siguen juntos, siguen amándose y unidos en la fe en Dios, que les ha bendecido desde siempre.

Pero Doña Coco ahora está sentida –o finge estar enojada- porque en el último aniversario su viejito no le dio su regalo. “Ahora ni un besito me dio”. El año pasado le demostró su amor y fidelidad al regalarle unos zapatos y un abrigo y el año antepasado la sorprendió con un anillo que le costó 2 mil 200 pesos y que alguien le robó de la casa, ubicada a una cuadra de la Iglesia del Santo Cristo, en el ejido Huachichil.

Ese templo lo terminaron de construir en 1910. Ahí mismo hizo su primera comunión a los 12 años y a partir de ahí se convirtió en catequista. Durante 83 años impartió catequismo, lo mismo que pláticas de preparación para bautizo y matrimonio hasta que ya no le permitieron continuar. “Me quitaron un pedazo de mi corazón”, dice con voz y mirada triste.

Pero pronto se le borra la tristeza. Todo lo deja en manos de Dios, de quien le está agradecida por todas las bendiciones recibidas. Tuvieron una hija y murió muy pequeña. Ahijadas y ahijados son incontables en este ejido y en las rancherías vecinas.

“Yo nací el 11 de mayo de 1918 y tenemos 78 años de casados –se juntaron el 12 de diciembre de 1941 y se casaron meses después-. Fausto nació el 29 de marzo de 1919 y yo el 11 de mayo de 1918, soy mayor que él. Somos los únicos viejillos que sobramos, ahora nada más se me está haciendo chicharrón la piel porque ya no tengo carne, puro pellejo”.


“Duré 83 años dando doctrina hasta que vino el padre Roberto, un americano y una muchacha envidiosa me quitó, no porque la iglesia es mayor que yo, la acabaron en 1910 y yo nací el 18”.




Desde pequeña ha vivido dentro de la fe. “Soy muy católica, apostólica y romana”, dice entre risas, “y me visitan mucho los testigos de Jehová y otro pastor, pero a todos les hago caso, al que traiga la Palabra, y estoy leyendo la Biblia”.

“Todas las mañanas tengo una oración que hago y después de la oración le digo ‘háblame Tú Padre Santo, es la Biblia, lo que me quieras decir, regáñame en lo que te fallo”.

Mientras don Fausto Muñoz reposa en la cama y termina de comer un pedazo de pastel, sentada a su lado doña María del Socorro Sánchez, comparte que su viejito no puede trabajar la parcela desde hace unos 30 años, así que algunos familiares lejanos les ayudan para comprar lo más indispensable.

“Es muy buena gente mi viejito… dice él ‘¡qué aguante!’, y le digo ‘el mío’ porque era muy borracho y no creía mucho en Dios y ahora es hasta ministro de Eucaristía. Qué bueno”,


Unidos en la fe, acudieron a retiros espirituales y esa fe les ha permitido estar juntos y en sosiego durante muchos años.

“Yo digo ‘si Tú quieres Padre, estoy a tu disposición, y dame fuerzas pa’ arreglar tu casa’. Soy muy trabajadora, me levanto temprano”.

Tiene limpia la casa y el corral, donde ahora faltan las gallinas y los marranos, porque exige mucho esfuerzo esa limpieza y ella ya se cansa y en momentos requiere apoyo para caminar.

Pero sigue cosiendo a mano y en la antigua máquina de coser Singer, que sus padres compraron antes de que ella naciera, antes de que ella naciera. “Ya está muy viejita, está como yo, no quiere jalar”. Pero la máquina sigue funcionando, igual que cuando joven doña Coco hacía vestidos, camisas, cortinas y mantelitos.



*“No sé guisar. Me gustó más la costura”, dice con una sonrisa. “Cuando estaba joven cosía en la máquina y nos manteníamos muy bien, y él trabajaba en la labor, luego ya no pudo, yo tampoco y ahora pos aquí estamos”.

*Sobreviven con un poco de apoyo de familiares. El dinerito lo lleva a la iglesia para que el sacerdote lo bendiga y también aporta algo para las actividades religiosas.

*El Día de la Virgen de Guadalupe le dio al sacerdote 500 pesos, se negaba a recibirlo, pero ella le insistió. “Al cabo tengo un papá muy rico, jejeje, el dueño del Universo. Diosito Santo, mi Padre Dios, no nos abandona”.

Tiene una gran devoción por la Virgen de Guadalupe, la Virgen del Perpetuo Socorro y por el Señor de la Misericordia.

Recuerda que desde hace unos años compraron un pedazo de tierra en el panteón.

“Un Cristo que tengo me lo regaló una señora porque hice una bovedita pa mí y pa mi esposo, tenemos una bovedita en el panteón pa los dos, pero no tiene imagen ni nada, pos no nos hemos muerto”, dice y sonríe. “Hace muchos años me dijo el padre ‘no la acabes, Socorro, no vaya a decir Diosito, ya tienes tu casa, vente’. No, le dije, El sabe cuándo”.

Doña Coco reza por la mañana, muy temprano y pide bendiciones para ella, su viejito y sus bienhechores, pero también le pide perdón a Diosito porque don Fausto en ocasiones no se levanta temprano para ayudarle, ella se enoja y le pide a Dios que le dé fuerzas, lo que encuentra leyendo los Salmos y Proverbios de la Biblia.

Preocupada por sus enojos con su esposo, se confesó con el padre: “Fíjese que reniego mucho con mi marido, me dijo ‘¿por qué?’, porque no me ayuda. Me dijo ‘¿nacites con él?’. No, le dije, y dijo ‘pos no son iguales’. No se entiende uno nunca, yo que quiero una cosa y él que hace otra”.

“Ahora el día 12 acabalamos 78 años de casados y le dije ‘ni un besito me regalaste siquiera’.



Viene a su mente que hace 78 años se juntó con don Fausto y luego el padre se negó a casarla porque, siendo catequista, había quedado muy mal con la iglesia, pero meses después los casó, aunque no hicieron fiesta porque eran muy pobres. “Ahora me he casado muchas veces en la iglesia”.

Ahora hay algo que extraña. Una vecina le regalaba un litro de leche bronca, “leche de la buena”, pero la vaca se atragantó con una papa, se murió y adiós leche…



Imprimir
te puede interesar
[Coahuilla]
hace cerca de 10 horas
[Saltillo]
hace cerca de 10 horas
[Espectáculos]
hace cerca de 11 horas
similares