×
hace 1 mes
[Internacional]

La COP25 culmina con una declaración ‘decepcionante’

La WWF condenó a ‘los gobiernos retrógrados’ que ‘ponen el beneficio por encima de la crisis planetaria’

Imprimir
La COP25 culmina con una declaración ‘decepcionante’
Foto: Especial
Escuchar Nota


Madrid.- Con más de 36 horas de retraso y con unas negociaciones maratonianas durante la madrugada, finalmente las delegaciones de los 196 países representados llegaron a un acuerdo para la declaración final de la Cumbre del Clima de Chile (COP25), que se llevó a cabo desde el pasado 2 de diciembre en Madrid.

El acuerdo final fue “decepcionante” para la mayoría de las delegaciones, ya que ni se asumió la regulación del complejo mercado de las emisiones de carbono para evitar la doble contabilidad y reducir su consumo, ni se adelantaron los plazos para la reducción urgente de los gases de efecto invernadero que reclama la comunidad científica para que el planeta tenga futuro, ni tampoco se reconocieron los derechos de los pueblos indígenas -en lo que la representación del gobierno de México fue una de las máximas defensoras- ni se abrió las puertas a incluir una agenda de igualdad de género en la lucha contra el cambio climático.

La organización internacional, World Wildlife Fund (WWF), fustigó en un comunicado que los grandes países contaminantes (EU, China, India, Japón, Brasil y Arabia Saudita) culminaron la cumbre que más ha durado de las 25 que van "eludiendo su responsabilidad de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero", dejando de lado las exigencias de países más vulnerables, la sociedad civil y millones de jóvenes de todo el mundo que exigen "una acción climática inmediata".

La WWF condenó a "los gobiernos retrógrados" que "ponen el beneficio por encima de la crisis planetaria y el futuro de las próximas generaciones". Señaló que únicamente la Unión Europea ha mostrado un interés en torno a la urgencia para actuar.


Las últimas 48 horas en el recinto ferial de Ifema, donde se celebró la COP25, han sido para las delegaciones como una montaña rusa. En teoría estaba previsto que la Cumbre terminara el viernes por la tarde, con un documento final “ambicioso” que asumiera precisamente el lema del encuentro multilateral, “tiempo de actuar”. Pero el mismo viernes a la medianoche desde la presidencia de la COP25, que le correspondió al gobierno chileno de Sebastián Piñera por ser el organizador, anunció que las negociaciones se prolongarían durante la madrugada del viernes al sábado y que convocarían al pleno final para las nueve de la mañana.

Pero llegó el sábado y primero el pleno de las nueve de la mañana se pospuso primero para las dos de la tarde, después para la cinco, pero también se cambió la hora para las ocho de las noche, después para las diez y finalmente para las doce y media de la madrugada. Cuando llegó esa hora finalmente se anunció que no había consenso y que por tanto se pospondría la reunión a las tres y media de la madrugada, pero de nuevo llegó esa hora y se volvía a retrasar para las cinco y media. Y, de nuevo, un nuevo aplazamiento para las ocho de la mañana, que tampoco se cumplió, para finalmente llevar a cabo el plenario final a las nueva de la mañana.


Lo más “decepcionante” para las delegaciones fue precisamente la pobreza del documento final, en el que se limitaron a “alentar” a los países a presentar en la próxima Cumbre del Clima del 2020, que se celebrará en noviembre en Glasgow, unos objetivos más ambiciosos ante “la urgencia de abordar el cambio climático”. Es decir, el documento se limita a instar a los países a que presenten compromisos de reducción de emisiones más exigentes para la lucha contra el cambio climático. Y hace un llamamiento, también genérico, a cumplir el Acuerdo de París que compromete a los países a evitar que la temperatura media del planeta suba este siglo por encima de 1,5 grados.

El acuerdo, titulado Chile-Madrid, tiempo de actuar, fue aprobado por la presidenta de la COP25, la chilena Carolina Schmidt, tras un tenso debate con Brasil que no aceptaba inicialmente dos párrafos incluidos en el acuerdo sobre océanos y uso de tierras. Pero también con las reticencias a lo largo de todo el encuentro de los principales países contaminantes, como Estados Unidos, China, Rusia, India, Japón y Australia, a adelantar la regulación y fiscalización del mercado del carbono, que está en el artículo 6 del Acuerdo de París y que finalmente quedó intacto.

Según el acuerdo, el conocimiento científico será “el eje principal” que debe orientar las decisiones climáticas de los países para aumentar su ambición, que debe actualizarse permanentemente de acuerdo a los avances de la ciencia. El texto recoge “el imperativo” de que la transición hacia un mundo sin emisiones sea justa e impulse la creación de empleo decente. Además reconoce la acción climática de los actores no gubernamentales, a quienes invita a que la incrementen y generalicen estrategias compatibles con el clima.



Imprimir
te puede interesar
similares