×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
26 Enero 2021 04:09:00
AMLO y el Covid
Escuchar Nota
Pues sí, pasó lo que tenía que pasar, y más en un momento tan crítico como el que sufre México por el embate de la pandemia. Hasta tardó, ya que pese a tener 67 años, ser hipertenso y sufrir males cardiacos, el Presidente simplemente ignoró una medida básica de autoprotección, como el uso de cubrebocas, y además su contagio dejó en evidencia que realmente no existen protocolos para su protección.

¿Por qué un Presidente como el nuestro, tan dado a concentrar el poder, a decidir en todo y por todos, termina comprometiendo su salud al realizar giras de trabajo, reunirse, rodearse de personas en Nuevo León y San Luis Potosí, sin cubrebocas, sin guardar siempre la sana distancia, justo cuando las cifras oficiales nos gritan, todos los días, que la pandemia está literalmente fuera de control?

Bueno, pues la propia visión mágica de un hombre que cree que con un escapulario tenía protección suficiente; que llegó a decir, en junio, que no mentir, no robar, no traicionar, era la mejor salvaguarda contra el virus, y que al igual que otros mandatarios, como Trump en EU, como Bolsonaro en Brasil y Johnson en el Reino Unido, todos también víctimas del virus, minimizaron siempre el uso de cubrebocas y de otras medidas de autoprotección.

También falló su equipo más cercano que nunca implementó protocolos para protegerlo, protocolos indispensables ante un presidente “descuidado”, por decir lo menos. Ese, su equipo cercano, no se preocupó, y ocupó, por asegurar siempre la sana distancia y que las personas que se acercaran no representaran ningún riesgo.

Otro error, sin duda, fue que el Mandatario, pese a su condición de edad y comorbilidades, no haya sido vacunado. Se vacunó Biden, el Papa, otros mandatarios. Se vacuna a los hombres que manejan las riendas de un país para asegurar su salud, ya que en ella va también la estabilidad de una nación. Y esto es especialmente grave en el caso de López Obrador, ya que él y solo él administra esto de la cuarta transformación.

En fin, solo queda esperar que el Presidente se recupere pronto, que salga bien librado del trance y que, por fin, entienda la importancia de las medidas básicas de autoprotección, y que mucho bien le podría hacer al país si se convierte, casi un año después, en un buen ejemplo a seguir ante esta pandemia que hoy está en su pico máximo.
Imprimir
COMENTARIOS