×
El Marques
El Marques
ver +
Columnista Político Puedes escribirle a: [email protected] También manda tus comentarios a: twitter @_palaciorosa

" Comentar Imprimir
19 Enero 2021 04:10:00
Calma chicha en Morena
Escuchar Nota
Calma chicha en Morena

Entre morenos hay incertidumbre por la lentitud con que la dirigencia nacional, de Mario Delgado, maneja el proceso electoral interno. Queda claro que la “selección” de candidatos será por encuesta, pero los calefactos andan de nervios porque nadie les ha dicho nada sobre la fecha y la manera en que el “estudio” se desarrollará para elegir al mejor posicionado frente a los ciudadanos.

Lo único cierto es que, en todos los casos, la decisión sobre quién irá de candidato a alcalde en cada uno de los 38 municipios de Coahuila, debe llegar antes del 12 de febrero, fecha límite que establece el Código Electoral del estado. Mientras tanto, hay calma chicha en el partido de moda.



Como caballo en partidero

Mientras tanto, el que solo espera la señal de arranque para empezar de manera formal la campaña, es el senador con licencia Armando Guadiana Tijerina, quien, por lo visto, no tendrá rival y llegará sin contrincante al día en que la dirigencia de su partido le ponga nombre y apellido a cada uno de los abanderados.

Pero como siempre hay cosas por hacer y pendientes qué resolver, el virtual candidato de Morena a la alcaldía de Saltillo, hace talacha en lo interno, con la organización del equipo de campaña y la estrategia electoral que va a desarrollar. Quienes lo conocen, nos aseguran que la campaña electoral se le da de manera natural. Veremos.



Lo que el viento a Juárez

Por cierto, muy mal parado dejó a Morena el diputado local Francisco Javier Cortez, quien de plano no le hizo caso al presidente López Obrador y se brincó la fila para poder vacunarse contra el Covid-19, en la clínica del ISSSTE en Piedras Negras, de la cual fue subdirector ¡administrativo!

Tanta indignación causó el hecho, que, como lo comentamos, hasta el mismo presidente de México exigió que se investigue el caso y se actúe en contra de quienes haya permitido esta acción, a todas luces inmoral.

El problema es que, también como lo adelantamos, el tema, hasta ahora, quedó en nada y el diputado de morena anda tan campante, pues sabe que, gracias a sus influencias, el virus le hará lo que el viento a Juárez.


Presume padrinazgo

Otro que presume estar agarrado de muy buenos privilegios, es José Luis López Cepeda, quien vive de las cuotas campesinas como dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) en Saltillo. El también exdirigente del partido Emiliano Zapata, que el año pasado tuvo debut y despedida, apuesta doble a sencillo a que saldrá bien librado de la trifulca en la cantina Don Gabino´s, la cual está bajo su control y el domingo por la noche fue escenario de batalla campal entre más de 200 clientes que tenían abarrotado el establecimiento que se localiza en pleno bulevar Venustiano Carranza.


Le vale el Subcomité

En un solo evento, López Cepeda violó varios acuerdos y protocolos sanitarios del Subcomité Regional Covid-19 Sureste: hubo baile, más de 200 personas en un mismo sitio y, con ello, cero sana distancia, sin contar la revuelta callejera en que aquello terminó. En fin, aun así, nos aseguran que López aparecerá en las boletas electorales como abanderado para diputado federal por el PRD, partido que en Coahuila controla la ‘comadre’ Mary Telma Guajardo Villarreal.



¿No que primero los pobres?

Como si en México no hubiera pobres, ahora resulta que el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no tuvo empacho en aceptar que la farmacéutica Pfizer, la cual proporciona las vacunas contra el Covid-19, disminuya la ya de por sí insuficiente cantidad del inmunizante que tanto urge para terminar con la protección para el personal de salud, e iniciar de inmediato con los adultos mayores y personas que por sus padecimientos de salud, son vulnerables.



Una tras otra

Y en una acción más de que el Gobierno de la cuatroté ve por sus intereses políticos y los de su partido, al presidente López Obrador y al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, les pareció más importante vacunar a los autollamados “Servidores de la Nación”, es decir, a los promotores del voto a favor de Morena, antes que a los médicos de clínicas privadas que también atienden en la primera línea de combate al virus.

En la fila también están los maestros y hasta los choferes de ambulancias de la Cruz Roja y del Servicio Médico Forense que a diario enfrentan el riesgo de contagio.

Así andan las prioridades del Gobierno federal.

Imprimir
COMENTARIOS