×
María José César
María José César
ver +
Mamá, esposa, terapeuta y coach Internacional por la EIC en España. Certificada en Grief Recovery, consejería profesional, y experta en temas de comunicación asertiva y desarrollo humano Mis redes… Instagram @marijosecg / https://facebook.com/counselingycoaching/ . [email protected]

" Comentar Imprimir
24 Enero 2021 04:00:00
Decide lo que quieres ser, hacer y tener
Escuchar Nota
Este 2021 y la pandemia que nos ha tocado vivir, nos ha arrojado a mirar, a ver con una mayor claridad nuestra vida.

Nos ha orillado a mirar lo que es necesario soltar de nuestro pasado. A reconocer las cosas y las personas que queremos, y las que no queremos tener tan cerca. A identificar prioridades y estructurar metas que de verdad resuenen con nuestra esencia. A redefinir eso que quiero, quién soy en este momento, cómo soy en mi vida diaria y en dónde estoy parada.



El ejercicio del ser-hacer- tener es uno de mis favoritos. Recuerdo haberlo hecho en un diplomado Gestalt y haber sentido mucha claridad y esperanza. El doctor del curso nos hizo realizar una lista de tres columnas donde nos pedía que escribiéramos qué queríamos SER, HACER y TENER a lo largo de toda nuestra vida. Parece obvio que sabemos claramente quiénes somos y qué queremos hacer, pero al comenzar a escribir nos cuesta concretar, aparecen inseguridades personales, surgen los miedos internos de sentirnos suficientes, de desear grandes cosas y de merecer abundancia; y es importante reconocer qué pasa dentro de nosotros al realizarlo.



Robert Kiyosaki en su libro El cuadrante del flujo de dinero habla de este principio. Él asocia el SER con la persona que somos, el HACER con lo que hacemos para lograr nuestras metas y el TENER con cumplirlas.

Coincido con él en que el error que tenemos es que determinamos nuestras metas, pero no definimos claramente en un listado qué cosas debemos hacer para conseguir esas metas y nos olvidamos de SER nosotros mismos.

SER: Cualidades, virtudes, actitudes, cuerpo físico, mental-intelectual, trabajo en talentos y fortalezas, desarrollo emocional e interior. Valores, creencias, prácticas personales. ¿Quién quiero ser?

HACER: Proyecto profesional, crecimiento educativo, entretenimiento, labor social, logros en el “hacer”. Pensar, sentir y actuar. ¿Qué quiero hacer y experimentar?

TENER: Pertenencias materiales, paz interior, experiencias vividas, propósitos logrados que generen satisfacción, logros, valores como resultadobuena comunicación / familia unida. Realización, bienestar, felicidad. ¿Qué transformación, evolución, experiencia, vivencia, objeto o cosa material, reconocimiento quiero tener? ¿Qué tipo de persona soy, quiero ser y debo SER para lograr esto?



¿Qué aspectos tengo que trabajar en mí (orden, disciplina, voluntad, seguimiento, paciencia, alegría, comprensión, disciplina, tolerancia, prudencia…) para poder pasar al listado de HACER las cosas?

Es importante revisar las actitudes que tenemos y trabajar nuestras áreas débiles para fortalecerlas. Por ejemplo, en el tema de la salud... Debemos primero trabajar en SER disciplinados y crecer en nuestra fuerza de voluntad, para luego REALIZAR un mejor régimen de alimentación y TENER como resultado un mayor bienestar.

Crecimos siendo educados con la mentalidad de que hay que “tener” primero para luego “hacer cosas” y así poder “ser”… tanto como profesionistas, padres exitosos y personas realizadas. Es imposible materializar lo que realmente queremos desde nuestro interior si desconocemos quiénes somos.

En el ser siempre está el darse, y en el hacer está el tener. Hemos de trabajar en la persona en la que nos queremos convertir, pues ahí radica la verdadera trascendencia. Como diría Rosy de la Peña, amiga y terapeuta, “Desde que naces eres un ser de Dios, con una esencia divina, así la cultives o no la cultives. La esencia está ahí, pero la vida te va llevando por muchos haceres”.

Y sí, la vida hoy, tan materializada y superficial, suele orillarnos a enfocarnos de más en el hacer. Pero la verdadera trascendencia personal radica en el ser. El hacer resuelve, mientras que tu ser es el que transforma tu hacer. Cuando estás en el ser, sabes que todo va a llegar y va a fluir. No dudemos que el SER nos lleva al HACER y concluye en el TENER.

Para llegar a la realización plena del ser, debemos: conocernos, aceptarnos, enriquecernos, responsabilizarnos, valorarnos y comprometernos con nosotros mismos.

Hay que proyectarnos y clarificar qué buscamos. De esa forma podremos sentirnos realizados y tener la certeza de que estamos en el camino correcto y trascendiendo, pues no hay trabajo más valioso y más fructífero, que el que realizamos con nosotros mismos.
Imprimir
COMENTARIOS