×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
30 Marzo 2020 04:01:00
Gigantes desaforados
Escuchar Nota
Esta vez arremetió contra unos molinos de viento. De nada sirvió que el fiel Sancho le explicara que no eran “desaforados gigantes” contra los que había que “hacer batalla y quitarles a todos las vidas. Él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero Sancho ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran. Antes, iba diciendo en voces altas: –Non fuyades– cobardes y viles criaturas, que un solo caballero es el que os acomete”.

El presidente López Obrador visitó este sábado 28 de marzo La Rumorosa, la porción de la sierra de Juárez de Tecate en que esquistos y granitos dan lugar a hermosas formaciones por las que el aire susurra al pasar. Sus fuertes vientos le han permitido ser un centro de generación eólica. Ahí se encuentran los 47 aerogeneradores de Energía Sierra Juárez, un parque eólico que opera desde junio de 2015 y se conecta con el sistema de transmisión eléctrica de San Diego, California.

Los molinos de viento, dijo el presidente López Obrador en un video, “los pusieron los conservadores. Aquí se expresa la falta de sensibilidad de los gobernantes. Autorizaron esos ventiladores para generar energía eólica. ¡Miren cómo afecta el paisaje, la imagen natural! ¡Cómo se atrevieron a dar permiso para instalar estos ventiladores!... Pueden decir que se produce energía eléctrica, ¡muy poco! Además, son negocios privados porque se tiene que subsidiar estas empresas. Esas son de las transas que se hacían en el período neoliberal. Esto fue promovido por los gobernantes del partido conservador. Nunca más permisos para afectar el medio ambiente”.

Al Presidente le informan mal o prefiere no enterarse. La capacidad de Energía Sierra Juárez no es pequeña: tiene 155 megavatios (MW). El parque, propiedad de IEnova e InterGen, no recibe subsidios de México ya que vende toda su electricidad a California, donde la legislación ambiental obliga a que a fines de este 2020 el 33% de la generación sea de fuentes renovables.

Lo curioso es que, mientras declara que ya no habrá “permisos para afectar el medio ambiente”, el Presidente busca reactivar generadoras de carbón, el combustible más contaminante, solo porque son del Gobierno, y rechaza los permisos de nuevas plantas no contaminantes, como el de Eólica Coromuel, en Baja California Sur, a la que negó permiso la Secretaría del Medio Ambiente (Semarnat) de Víctor Manuel Toledo, quien afirma que las aspas de los aerogeneradores “giran para atrapar el aire de los territorios indígenas”. El Mandatario también impulsa proyectos como la refinería de Dos Bocas, que devasta manglares, o el Tren Maya, que atraviesa selvas tropicales.

López Obrador es quien está siendo no solo conservador sino reaccionario. Las plantas eólicas son indudablemente mejores para el ambiente que las de carbón. Además, proporcionan un ingreso importante a las comunidades donde se asientan, como el ejido Jacume, de Tecate, Baja California, o el ejido Alfredo V. Bonfil de Mulegé, Baja California Sur, que reciben recursos por tierras que no son productivas para nada más.

Energía Sierra Juárez elimina emisiones de 125 mil 809 toneladas métricas de dióxido de carbono y 189 toneladas métricas de óxidos de nitrógeno al año. Si el Presidente fuera realmente progresista y ambientalista, la defendería en lugar de arremeter contra sus aerogeneradores como si fueran gigantes desaforados.


Última oportunidad

Pasamos súbitamente del mensaje de que no había que preocuparnos, sino salir, darnos besos y abrazos, a la urgente declaración de López-Gatell de este sábado: “¡Quédate en casa!... ¡Esta es nuestra última oportunidad!” Quedarse en casa, sin embargo, no significa “que se va a evitar que sigan aumentando los casos”.



Imprimir
COMENTARIOS