×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
24 Enero 2021 04:00:00
No existe gente mala, existe gente herida que hiere
Escuchar Nota
Queridos todos: hoy más que nunca hay que tener mayor cuidado con nuestra salud, volvimos a semáforo rojo por los elevados contagios que vienen de las fiestas y reuniones de fin de año, el virus del Covid-19, sigue cobrando vidas. Vamos a cuidarnos alimentándonos sanamente, cuidar nuestros pensamientos, que sean lo más positivos que se puedan, tomar medidas de precaución, usar cubrebocas, tomar una distancia de metro y medio mínimo de otra persona en las filas, ¿y preguntaran algunos porque esa distancia? Pues el virus es pesado, al salir de la boca de alguien solo puede sostenerse metro y medio y cae, quedando en la superficie, por ello hay que limpiar y desinfectar todas las superficies si necesitamos salir a trabajar, u otra actividad a realizar.

Sabemos que es difícil no salir, pero vale la pena quienes no necesitan hacerlo. No bajemos la guardia, seguir cuidándonos, rezo por ti y tu familia, agradezco lo hagas tu por mí.

Como terapeuta les digo que no existe gente mala, existe gente herida que hiere, que muchas veces no es consciente de ello, y como se siente herido sin saber, va lastimando a su paso a quien se le pone enfrente. Espejeando con el prójimo, viendo sus heridas en el otro.

Mi terapia se basa en identificar cuáles de las cinco heridas emocionales de la infancia tienen, puede ser una o más, esto es de total desconocimiento por la mayoría.

Algunos sanamos de forma natural, y otros siguen atorados sin saber porque son tan infelices y porque se llevan mal con casi todos, o todo les irrita, o todos les caen, mal, o son antisociales, por ejemplo, aunque también, puede haber otros factores agregados.

Las cinco heridas emocionales de la infancia y sus máscaras son:



Estas máscaras según la herida emocional ayudan a evitar que sigan hiriendo, sin embargo, hieren más.

Estas mascaras son por cierto tiempo, o en ciertos contextos, o con ciertas personas y por lo general no se es consciente de ello, ya que no tienen el conocimiento de que existen tales heridas y sus máscaras.

El ego es parte importante, ya que no le conviene que sepas esta información pues le quitarías el poder al ego. Debo decirte que en ocasiones sanamos sin darnos cuenta tales heridas, la vida y quienes nos rodean ayudaron.

Si tú te identificas con alguna de estas máscaras, verás cuál herida puedes tener, aquí lo importante será que tú como adulto te hagas responsable y entres en un proceso de sanación, asistiendo a terapia, te aseguro que veras la diferencia después de reconocer en ti mismo esas heridas, también puedes identificar las de tus hijos, pareja y amigos también, podrás ser más empático con todos, más tolerante, paciente, y hasta tener una mejor actitud con ellos, siendo más amoroso, amorosa, verlos como seres que sufrieron como tú, y lo que necesitamos todos es más amor. Durante nuestra vida quienes nos rodearon pudieron ayudar a sanarlas, tanto ellos como nosotros, los padres, sin dolo, son quienes nos provocan estas heridas, repito, sin intención de dañarnos, es inconsciente y ellos a su vez tienen o tuvieron heridas emocionales de la infancia también. ¿cuándo no sabes que las tienes, cómo sanarlas? Este tema para mi es el más importante, ya que sanar desde la raíz, mamá y papá, es primordial y necesario sanarlos.

No podremos seguir en la vida fluyendo en felicidad si no logramos estar en paz con nuestros padres, estén vivos, o que ya hayan fallecido. Se puede trabajar en terapia ambos casos.

Te invito a que, si tienes manera de preguntarles a tus padres, o abuelos como fue su infancia, qué vivió, con quién vivió, cuáles fueron sus miedos, traumas, si hubo violencia familiar, si hubo abandono, rechazo, injusticia, humillación o traición, en los primeros años de vida.

Ya he hablado de este tema, pero es tan importante, que por mí lo haría a diario pues es el pan de cada día, sanar ese niño herido, perdonar a nuestros padres, ellos hicieron lo mejor que podían con lo que tenían en ese momento, con su educación, con su religión, con su nivel sociocultural y económico, todo cuenta.

Ámalos y respétalos, es el mejor regalo que puedas hacerles en vida, aunque a tu ver y sentir no lo merezcan. Solo recuerda el título de esta columna.

Recuerda siempre que nuestra percepción o nuestra interpretación de los hechos es lo que causa nuestro sufrimiento, no lo que otra persona sea o haga.

Un favor amigos lectores: les voy a dejar un correo electrónico: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) para quien guste me escriba contándome muy brevemente en que les ha ayudado en su vida el contenido de lo que escribo en mis columnas de sanando desde el alma durante estos cuatro años y medio. Es muy importante para mí. Agradeciéndoles infinito.

Reciban un abrazo de luz, hasta la próxima, su amiga verónica, Diosito por delante.
Imprimir
COMENTARIOS